martes, 2 de mayo de 2017

Frank O'Hara - Cuatro pequeñas elegías




1.Escrita en la arena en Water Island y recordada

James Dean
actor
hecho en EEUU
ansioso por serlo todo
tronchado de raíz

¿Sabemos lo que es
la excelencia? Es
todo lo que en este mundo
no se cumple




2. Pequeña elegía

Lloremos un poco
como si estuviéramos en una película
y no pensemos en todo lo divertido
de la vida por un instante
y en lo que es estar vivo.
Miremos las nubes un
minuto, velludas y doradas,
y los rosados labios del cielo
haciendo pucheros mientras sucede, y ellas
pasan así, y
llega la noche, la
noche que termina.
Él mascullaba y su voz raspaba
como si hablar fuera un don
en extremo pasmoso y la belleza
algo que no dejamos de impulsar.
Él siempre arremetía e impelía
para no estar demasiado lejos
de la tierra. Y ¿cómo sabemos
dónde está y qué
está simulando? allí en
la arena bajo las piedras.




3. Obit Dean, 30 de septiembre, 1955

Miss Lombard, éste es un joven
actor de cine que acaba de morir
en su auto deportivo Porsche Spyder
cerca de Paso Robles camino
a Salinas para una carrera. Éste es
James Dean, Carole Lombard. Espero
que seas buena con él allá arriba.
No estaba enfermo en absoluto. Murió
tan de repente como tú. Tenía
veinticuatro años. Aunque actuó primero
en Broadway en Ved el jaguar,
quizás sea más conocido por películas
que protagonizó: Al este del paraíso,
Rebelde sin causa y Gigante.
En la primera de éstas se catapultó
al estrellato, interpretándose a sí mismo y a nosotros
como “un adolescente perturbado, incapaz de expresarse”.

Naciod el 8 de febrero de 1931, en
Marion, Indiana, creció en
la cercana Fairmont, Indiana, en
una granja donde fue criado
por una tía y un tío, porque su
madre había muerto en 1940. Abandonó
la comunidad rural después de
la secundaria. Fue a Hollywood
para probar en el cine. “Byron
James”. Sin éxito. Tuvo
un bocadillo en ¿Ha visto alguien
 a mi chica? Y en Bayonetas caladas
dijo: “Es una retaguardia que regresa”.

En Nueva York veía tres películas
por día, gastó los $150 que había ahorrado,
estudió actuación con Lee Strasberg
en el Actor’s Studio, espero un cambio
de suerte. También había estudiado derecho.
Cuando cambió su suerte, fue rápido
y abundante. Volvió a Hollywood como
estrella. Hizo frente a la hostilidad de la
colonia cinematográfica con hosquedad, rehusó
posar para fotógrafos de revistas de cine y
hablas sobre sus citas, se peleó con directores,
insultó a columnistas, anduvo en su moto,
tocó el tambor y corrió carreras con su auto.
Un domingo en Palms Springs llegó tercero.

Había querido ser escritor. Admiraba
a Malaparte, Jean Genet, Colette.
Sus dos últimas películas no se han
estrenado todavía. Se le veía triste en el set de
Gigante con sus anteojos de carey,
Planeaba volver al teatro de
Broadway en algún momento de 1956.

En Nueva York está lloviendo. Si
hay amor allá arriba pensé que tú
serías la persona para amarlo. Lo
sobrevivimos todos nosotros, igual que a ti.




4a. Una ceremonia para uno de mis muertos.

Estoy tendido a la orilla del río; el sol tibio roza las aguas
y el pasto araña su fresco color con ternura. Detrás de mí
los tristes neumáticos aporrean la carretera, gimiendo, chillando
y machacando como muchachas gitanas que han caído muertas
de amor frente a los lustrosos zapatos de sus amantes de pelo renegrido como el alquitrán.

Ahora cuando los botes de remos compiten serenos y los nuevos
pimpollos abren sus ojos al primer sol, tus fotografías
se están convirtiendo en pergamino y caen al piso. Es
el otoño de tu recordación. Otros corredores compiten
en pistas mejores y reparan reventones en autos más relucientes.

Tu nombre se descolora en todas las marquesinas salvo en unas pocas, la gran tarjeta
roja de visita de tu muerte. Y corre el rumor de que estás vivo,
horriblemente mutilado, y oculto por un concienzudo estudio.




4b.

Sí, yo ya no
                               salgo
                                                               al mundo.
Solía seguirle    
                               la corriente
                                                               todo el tiempo.
Durante tanto tiempo, que
                                               no se ha molestado en preguntar
                                                                                                              cuál es mi nombre.
Quizás
                prefiera creer
                                               que ya estoy muerto.
Pero en tal caso,
                               ¿no preguntaría? Bien,
                                                                              no importa.
No importa
                               que realmente esté muerto
                                                                                              para él, no vivo.
ni siquiera importa
                                               si me piensa
                                                                              entre los que han muerto jóvenes.
Realmente no puedo decir
                                               que esté vivo, excepto
                                                                                              que nombro al mundo.
No puedo negarlo,
                                               estoy entre los muertos
                                                                                              nobles, los famosos,
la mayor parte del tiempo,
                                                               y esté mundo los nombró
                                                                                                                             para mí.
No estoy en paz
                               aunque estoy fuera
                                                                              de este mundo.
No puedo hallar descanso,
                                               el lugar es ¡tan
                                                                              anormalmente tranquilo!
Creo que estoy ¡en
                                               el cielo! Esperando
                                                                                              una forma,
que a mi amor
                               ya mi yo le den
                                                               por fin un nombre.



4c.

Respiro en el polvo
                                                               en mi cuarto solitario.
Puede ser un árbol
                                                               pero entonces ¿por qué no hay pájaros?
No hay una mano, podando.
                                                               ¿Puedes pensar en el estornudo
Como algo bello? ¿Un apóstrofe?
                                                               El amor no es tierno,
como el polvo de un cuarto;
                                                               el amor es algo que sucede
en un cuarto, y se hace polvo.
                                                               Yo lo respiro. ¿Es eso poesía?



 4d.

Es de noche. ¿Estoy
despierto?
Estoy en el cielo.
Las estrellas navegan,
y los cielos,
no sonríen
con sus lunas crecientes.
Muy bien, mis
pensamientos son como el alquitrán.
Es culpa mía,
el latido de
mi corazón. No
es extraordinario
mi dolor.
Las estrellas están allí
de noche. La debilidad
se desvanece, como
la humanidad
eternamente de rodillas
ante la noche.
No veré
otra noche,
                                                           baja, como ésta.              




De Meditaciones en una emergencia y otros poemas (Huesos de Jibia, 2014)}
Traducción de Rolando Costa Picazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario