martes, 1 de septiembre de 2015

Seis poemas breves de Ezra Pound



Το Καλον

Hasta en mis sueños te me has negado
y sólo me has enviado a tus doncellas.




Gentildonna

Pasó y no nos dejó ni un temblor en las venas, la que ahora
moviéndose entre los árboles y envuelta por el aire que hendía,
aventando la hierba por donde caminaba, aún perdura:

hojas grises de olivo bajo un cielo lluvioso.




Modelos

Erina es una madre modélica,
sus hijos nunca han descubierto sus adulterios.
Lalage también es una madre modélica,
sus retoños están gordos y felices.




Trozo de abanico, para su alteza imperial

Oh, abanico de seda blanca
            límpido como escarcha en un tallo de hierba
tú también has sido abandonado.




En una estación del metro

La aparición de esos rostros entre la multitud;
pétalos sobre una rama negra, húmeda.




Ione, muerta hace más de un año

Están vacíos los senderos,
están vacíos los senderos de esta tierra
y las flores
                                   se doblegan con la cabeza grávida;
se doblegan en vano.
Están vacíos los senderos de esta tierra
                                   por donde Ione
caminó en otro tiempo, y hoy ya no camina

sino parece una persona que acaba de partir.



De Personæ (Hiperión, 2011)
Traducción de Jesús Munárriz y Jenaro Talens




2 comentarios:

  1. Extraordinarios poemas, grandísimo Pound, excelente traducción. Gracias!

    ResponderEliminar