sábado, 4 de noviembre de 2017

Tres poemas de Soledad Castresana



UN ENTIERRO
 
todas las noches
encerrábamos a los charitos
en el gallinero

una mañana cedió el tejido
y un revoltijo de plumas
se nos pegó a los ojos

en el patio de la capilla
enterramos los huesos
las patas los picos
hicimos guirnaldas de flores
sobre las tumbas
clavamos cruces
de varillas y alambre

las manos cubiertas de ampollas
rezamos
lloramos

más tarde sacamos las cruces
y las usamos de espadas



AMANECER
 
hay que revolver la sangre
en cruz
con una cuchilla
sin parar
mientras esté vivo

el cuero es duro
es dura la grasa
es duro atravesar
clavar hondo
¿quién que ha sido capado
puede soportar sin cagarse
ver la propia sangre
llenando una olla?

el último signo vital
se registra en el ano
mientras tanto el agua
hierve en los tachos

hay que sacar los coágulos
con las manos
hay que tirarlos contra un árbol
para las gallinas
para alimentar la rapacidad
de las crías de chimangos

el susurro del filo
raspa el cuero hirviendo
el pelo cae se apelotona
con la sangraza

el hombre que abre
despliega su precisión
como si midiera su miembro

el filo es la forma de la mano
el corte convierte
al cerdo en mariposa
la sierra divide


movidas por el reflejo las entrañas
crujen como si vivieran

sobre la carretilla
catarata de vísceras y caldos

hay que lavar las tripas
hay que escurrir
borrar los restos

las gallinas enfrentan
la saliva de los perros
no distinguen lo fresco
de lo digerido

mientras tanto la cabeza
hierve en los tachos
sin ojos

el aire congela el olfato
el frío limpia

el cerebro de un cerdo cabe
en la mano de un niño de 8 años



ESCENA FAMILIAR

construimos una casita
en el bosque
debajo del paraíso
sobre el tronco quebrado
de un eucalipto

la decoramos con girasoles
espigas de trigo
margaritas silvestres

juntábamos moras y quinotos
hacíamos tortitas con barro
y trenzas con flores y hojas
para adornarnos el pelo

a los varones y a los perros
los mandaban al campo
entonces las chicas
jugábamos solas
a la mamá y al papá

las violetas sobre el musgo
nos servían de cama



De 53/70: Poesía argentina del siglo XXI (EMR; Espacio Santafesino; Centro Cultural Parque de España AECID, 2015)

lunes, 30 de octubre de 2017

Robert Frost - Algunos fragmentos sobre poesía



A veces las palabras me plantean un sinfín de dudas y me pregunto cuál es el lugar que les corresponde. Si no sirven de algo, si no equivalen a hechos, como un ultimátum o un grito de batalla, son lo peor que hay. Tienen que ser categóricas e inapelables como cuando se descubren las cartas en el póquer, cuando no hay vuelta atrás. Mi definición de poesía (si me viera obligado a darla) sería la siguiente: palabras que se han convertido en hechos.



Un poema completo es aquél en el que una emoción ha encontrado su idea y la idea ha encontrado las palabras.



Hay dos tipos de realistas: el que para demostrar que es real ofrece una buena cantidad de tierra con la patata y el que se contenta presentando la patata sin tierra. Yo tiendo a ser del segundo tipo. Para mí, lo que hace el arte por la vida es limpiarla para revelar la forma.



Casi todo el mundo debería haber casi experimentado el hecho de que un poema es una idea captada en el momento que surge.



También saber que la poesía y aun la prosa entendida como poesía es la renovación de las palabras.



Las emociones tienen que ser contenidas y sujetadas con disciplina al molino de la inteligencia, no liberadas con exclamaciones. Ninguna fuerza llegará lejos si no se cierran todos sus poros con disciplina para que el chorro salga por un solo orificio. Es sabido que la emoción supura.



Escribir en verso libre me proporcionaría tanto placer como jugar al tenis sin red. 



De Prosas (Elba, 2011)
Traducción de Dolors Udina

miércoles, 11 de octubre de 2017

Brian Eno & Peter Schmidt - 15 estrategias oblicuas


Estrategias oblicuas es un juego de tarjetas creado por Brian Eno y Peter Schmidt en 1975.  En cada tarjeta aparece una pregunta, dilema o propuesta que tiene como propósito romper el bloqueo creativo. Los siguientes fragmentos pertenecen a la edición de Zindo & Gafuri, que traslada el juego al terreno del libro:



Hacer una lista exhaustiva de todo lo que se debería hacer y hacer lo último de la lista



Respetar el error como una intención oculta



Darle lugar al peor impulso



Revelar el juego



Hacer algo aburrido



Lavar los platos



Desconectarse del deseo



¿Se necesitan agujeros?



Mirar con atención los detalles más bochornosos y amplificarlos



Frente a una disyuntiva, elegir las dos opciones



Llama a tu madre y pregúntale que hacer



Prestar atención a las distracciones



Retroceder algunos pasos ¿Qué más se podría haber hecho?



¿Cuál es la solución más simple?



Realizar una acción repentina, destructiva e impredecible: incorporarla



Traducción de Cecilia Palluzzi y Patricio Grinberg.





jueves, 7 de septiembre de 2017

Billy Collins - Pureza


Mi momento favorito para escribir es a última hora de la tarde
los días laborables, particularmente los miércoles.
Así es como lo hago:
llevo una tetera con té recién hecho al estudio y cierro la puerta.
Luego me quito la ropa y la dejo en un montón,
como si me hubiera muerto derretido y mi único legado consistiera
en una camisa blanca, un par de pantalones y una tetera de té frío.

Después me quito la carne y la cuelgo en una silla.
La despego de los huesos como una prenda de seda.
Lo hago para que todo cuanto escriba sea puro,
despojado por completo de lo carnal,
incontaminado por las preocupaciones del cuerpo.

Por último, me saco todos los órganos y los coloco
en una mesita junto a la ventana.
No quiero oír sus ritmos inveterados
cuando intente encontrar mi propio redoble.

Me siento, por fin, al escritorio, listo para empezar.
Soy enteramente puro: un esqueleto y una máquina de escribir.

Debo mencionar que, a veces, me dejo el pene puesto.
Me resulta difícil evitar la tentación.
Entonces soy un esqueleto con pene y una máquina de escribir.

En esas condiciones escribo extraordinarios poemas de amor,
la mayoría de los cuales explotan la conexión entre el sexo y la muerte.

Soy la concentración misma: existo en un universo
en el que no hay sino sexo, muerte y mecanografía.

Después de un rato, me quito también el pene,
y ya sólo soy un cráneo y un montón de huesos que escriben a máquina por la tarde.
Lo absolutamente esencial, nada más: sin florituras.
Y escribo sólo sobre la muerte, el más clásico de los temas,
con un lenguaje ligero que me corre por las costillas.

Más tarde, cuando se pone el Sol, me gratifico con un paseo en coche.
Me recoloco los órganos y me meto de nuevo en la carne
y en la ropa. Saco el coche del garaje,
acelero por carreteras sinuosas que atraviesan bosques,
y paso junto a muros de piedra, granjas y estanques helados,
todos perfectamente dispuestos, como las palabras de un soneto famoso.


De Navegando a solas por la habitación (DVD ediciones, 2007)
Traducción de Eduardo Moga

lunes, 14 de agosto de 2017

Cuatro poemas de Choi Seung-Ho




AUTOBIOGRAFÍA DE HIELO

Yendo a un colegio de hielo, me hice de hielo. El mundo era una máquina de enfriamiento. Mi padre, el profesor, el dictador, hasta el mismo Dios se esforzaban en la producción de hielo. Después de la veintena, endurecido por la congelación, se me congelaron incluso las bolsas de lágrimas. Era yo un castillo de hielo. Con soledad cercada por un blanco muro de hielo, insistí en mi ego de hielo. Nadie podía introducirse en mi interior. Incluso las llamas del amor, al tocarme, se apagaban. En mis horas congeladas, ¿qué habría pensado mi familia de mí? Aunque nunca me dijeron que era altivo, pensarían que lo era. Hachas de hielo en la caverna de hielo, los carámbanos que eran mi barba, esa etapa congelada la he vivido durante mucho tiempo. La historia del ego merece registrarse como una era glacial.




LA FAMILIA DE CUCARACHAS

Dentro de la máquina automática que satisface en todo momento los deseos
de los consumidores
vive una familia de cucarachas
así como vive la familia del alcahuete en los prostíbulos
su caparazón brilla, el hoyo
tragando dinero
empieza la mañana del burdel
cálidamente la fragancia del café y la leche
infinitamente el azúcar y el sueño
y detrás del sonido de la última moneda que cae
viene la noche, la tranquilidad de la noche
que se rompe con los deseos de noches sin sueño
vive la familia de cucarachas
en esa máquina automática en la que el tubo de plástico
como la vejiga de una prostituta
colgando del tanque de agua
derrama agua caliente en el vaso de cartón
todos nosotros llevamos adentro
los límites del amor que comparte esa familia diminuta.




CUARENTA Y CUATRO MUÑECOS DE NIEVE

Según lo que se conoce, una persona desecha al año microbios y células muertas equivalentes más o menos al peso de su cuerpo. Si esas cosas muertas blancuzcas las juntamos y hacemos muñecos de nieve, las personas podrían ver, aunque no les agrade, todos los años muñecos de nieve gris que serían encarnaciones de sí mismos. Este año cumplo cuarenta y cuatro años. ¿Será como tener bajo mi control en este invierno a unos cuarenta y cuatro muñecos de nieve?

Todos los años doy a luz a un muñeco de nieve.




SANDÍA


Soy un humano de la era glacial intermedia. Quiero decir que vivo en medio de grandes eras glaciales. Dicen que los seres de cromañón sobrevivieron a la era glacial. Fueron grandes personalidades. Sin embargo, murieron todos. Esa preocupación sentimental de la humanidad entera de seguir con vida o morir incluso en la era glacial decidí dejársela al cielo y a la tierra. Por mucho que viva, no duraré tanto como la era glacial. Por mucho que mi sangre, que tiempo atrás era agua, se mantenga todavía en la era glacial, estaré clavado hecho un cubo de hielo transparente en un profundo valle en la cordillera de hielo o seré un copo de nieve formado en la cumbre de la montaña durante miles de millones de años, sacudiéndose con el viento. Es temporada de sandías. Doy con ganas una mordida al trozo rojo de sandía.




De Autobiografía de hielo (Bajo la luna, 2010)
Traducción de Kim Un-kyung y Oliverio Coelho

lunes, 7 de agosto de 2017

Tres poemas de Roberta Iannamico




Vinieron el zorro blanco, el zorro gris, el zorro colorado.
Me olisqueaban Los dedos de Los pies.
Yo levantaba una pata y la otra como una flamenca.
Entonces vinieron el zorro azul, el zorro plateado, el zorro verde.

No sabían hablar pero se hacían entender clarísimo
con movimientos de sus colas.
Después aparecieron el zorro naranja, el zorro overo y el zorro violeta.
Se acercaban con falsa timidez.
Más atrás el zorro negro, el zorro púrpura, el zorro de agua.
Hacían pis para marcar el territorio.
Yo me senté en el pasto y, antes de que empezaran a comerme
poco a poco, me puse a tejer una cola para igualarlos en belleza.
Vino la tormenta y los zorros empezaron a correr en círculos.
No podían pasar las fronteras que ellos mismos habían marcado.
Me agaché, agarrándome las rodillas hice pis, y se abrió una puerta.
Salieron los zorros.
Me llevaban en andas sobre sus lomos como una princesa.
La lluvia los desconcertaba. Los ponía loquitos.



De tanto cruzar el océano los nadadores se destiñen.
Les crecen naufragios en la espalda.
Desde una punta de la isla la mujer arroja una media de red.
Cansados se dejan pescar: tienen los dientes hermosos.
Sonríen y ella toca el xilofón con una ramita de tamarisco.
Estirando la media arma un tendal y los pone a secar al sol.
Pálidos se balancean.
Cantan igualito al mar.
Ella les peina las algas y los cubre de tatuajes.
Juega todo el día con los nadadores.
A la noche los tira al mar amarrados de los tobillos.



Un tío gordo me dice te saqué la nariz
y yo lo vi jugando de dedo en dedo con mi nariz
por el borde de las cosas.
¿Y ahora qué hace mi tío gordo con una nariz que no es suya?
El tenía nariz de higo y le daba miedo
que algún pájaro se la comiera.
Había pandulces para la navidad.
En el verano tenía el patio lleno de árboles.
Yo iba a la siesta y me probaba narices.
Una semilla de jacarandá,
un limoncito, una ciruela, una aceituna.


De 53/70: Poesía argentina del siglo XXI (EMR; Espacio Santafesino; Centro Cultural Parque de España AECID, 2015)

miércoles, 2 de agosto de 2017

Diez ejercicios Fluxus





EVENTO SIN TÍTULO / Bengt af Klintberg

Cubre un paraguas de satín azul y a ti mismo con cenizas y mermelada de chabacano; abraza a una persona dormida.

1967





VUÉLVETE INVISIBLE / Bici Forbes

a. escondiéndote
b. despojándote de todas tus marcas distintivas
c. yéndote
d. hundiéndote en el suelo
e. convirtiéndote en alguien más
f. concentrándote tanto en un objeto o idea que dejes de estar consciente de tu presencia física
g. distrayendo a todos los demás de tu existencia física
h. dejando de existir

1966





TE VEO EN TUS SUEÑOS /  Larry Miller

Aparécete en los sueños de otra persona.

1977





BALSA / Milan Knizak

Construye una balsa. Haz una fogata en ella. Flota en ella el tiempo que le tome al fuego quemar la balsa en el agua.

1979





ANIVERSARIO / Ken Friedman

Alguien estornuda.
Un año después, envía una postal que diga “¡Salud!”.





EVENTO DEL ÁRBOL DE NAVIDAD / Ken Friedman

Lleva un árbol de navidad a un restaurante. Coloca el árbol en un asiento a un lado del tuyo. Ordena dos tazas de café, coloca una frente al árbol. Siéntate con el árbol, toma café y platica con él. Después de un rato retírate, dejando el árbol en su asiento. Mientras te vas, dile en voz alta al árbol: “Nos vemos, Herb. ¡Dale mis cariños a tu esposa y a los niños!”

1965





MÚSICA PELIGROSA NÚMERO NUEVE / Dick Higgins
(Para Nam June Paik)

Ofrécete para que te extraigan la columna.

Febrero 1962





SANITAS NO.79 / Tomas Schmit

Un autobús se lleva al público a una buena distancia, lo deposita en un lugar desolado y regresa vacío.

Fecha desconocida





OPCIÓN 8 / Robert Bozzi

El ejecutante entra con un estuche de violín. Saca un violín y un serrucho. Corta el violín a la mitad, coloca las piezas y el serrucho de vuelta en el estuche, lo cierra, hace una reverencia y se retira.

1966





ARCO IRIS NO. 1 PARA ORQUESTA, VARIACIÓN / AY-O

Soplar burbujas de jabón a través de ditintos instrumentos de viento. El director de orquesta corta las burbujas con una espada de samurái.

Fecha desconocida





De Archivo Fluxus 3. Cuaderno de Ejercicios. Eventos, acciones y performances (Tumbona, 2016)
Traducción de Bibiana Padilla Maltos y Alejandro Espinoza Galindo